Cómo la metodología y la planificación aumentan la productividad en la construcción

Modelos de gestión enfocados en la mejora continua y un personal comprometido con cada proceso están ayudando a E2E a minimizar las pérdidas y los tiempos muertos, pero, también a mejorar la calidad y la seguridad en planta.

Lograr resultados de alto impacto requiere esfuerzo, dedicación, perseverancia y mucho compromiso. Todos estos ingredientes están presentes en la fórmula de E2E, para mejorar procesos y optimizar la producción. La empresa de soluciones constructivas de alta precisión está 100% enfocada en su trabajo en planta, haciendo mediciones y planificando mejoras. Se trata de una gestión guiada por, al menos, cinco ejes: seguridad, productividad, costos, control de calidad e innovación.

Aunque la planta recién cumplió un año de operación, en E2E partieron con el pie derecho, preocupándose de calcular con la máxima precisión cuándo empujar el acelerador para alcanzar la mejor productividad. “Es un proceso que teníamos que conocer y adaptar a nuestra realidad. En base a eso, tomamos varias decisiones, como medir un porcentaje de la producción teórica que podía alcanzar la planta”, recuerda el jefe de Operaciones de E2E, Ronald Castillo.

Con entrenamiento y diseño de ingeniería, la empresa que busca mejorar la habitabilidad en Chile ha alcanzado niveles de producción que, normalmente, se alcanzan en tres o cuatro años de funcionamiento. “Es una planta que, en teoría, debiese ser capaz de llegar a una producción de 1,5 casas por turno”, afirma el ejecutivo.

Así, con la mirada puesta en la productividad, comenzaron a sacarle provecho a la automatización, para lograr el mejor rendimiento. Como verdaderos atletas, los operadores lograron duplicar las velocidades de desplazamiento lineal y la cantidad de clavos y grapas por minuto que es capaz de instalar una de sus máquinas principales, gracias a la investigación de las capacidades, la medición de datos y la aplicación metodología.

Táctica y estrategia

La metodología LEAN no es algo que se implemente de un minuto a otro. Llevamos trabajando un año con ella y, a principios de este año, comenzamos a tener datos muy certeros. En diciembre empezamos a medir de una manera muy estricta todos nuestros procesos: calidad, seguridad, productividad, tiempos muertos, etc. Y después de tres o cuatro meses de medición súper estricta, y de haber hecho un benchmark con una planta de Arauco ubicada en Teno, reunimos muchas ideas e implantamos rápidamente muchas herramientas de la metodología”, explica Ronald Castillo.

Otro de los indicadores estrella para E2E es el OEE, la sigla de Overall Equipment Effectiveness, es decir, efectividad total de los equipos. “Existen varias formas de compararse con otras plantas, pero, generalmente, cuando se hace, se comparan indicadores específicos: productividad, metros cuadrados por minuto o costo. La gracia del OEE es que da lo mismo la industria o la empresa que sea, es un valor comparativo para diferentes plantas, entonces, uno puede saber qué tan bien está la planta de acuerdo al OEE, porque el indicador mide productividad, disponibilidad de las máquinas y calidad, tres indicadores que forman un porcentaje comparable en cualquier industria”, detalla el ingeniero.

De esta manera, se generaron los reportes que le iban tomando el pulso a la fábrica, en aspectos como la seguridad y la calidad, pero que también permitían testear sus dos proyectos emblemáticos: Casablanca en la Región de Valparaíso y Edificio Horizonte del Pacífico en la Región del Biobío. Cerca de 50 puntos son los que se han ido midiendo durante todo el proceso, desde que sale la madera del paquete, hasta que sale el panel a despacho, buscando que las “no conformidades” no superasen el 5%, para evitar al máximo los reprocesos.

Los tiempos muertos también fueron considerados, ellos pueden aparecer en cualquier planta por problemas de diseño, errores en los archivos o en los planos, por quiebre de stock o, simplemente, porque el operador no siguió el programa de producción. “El operador tiene un minuto para cambiar un rollo de clavos en nuestra máquina principal, si se demora más, esos segundos extras se ingresan como tiempo muerto a la medición”, relata Ronald Castillo.

En E2E se miden las cargas que se despachan, los descartes de madera, el mantenimiento de la planta, la productividad esperada, la disponibilidad, la producción en metros lineales y metros cuadrados, la eficiencia, los tiempos primarios y secundarios de la procesadora y el portal. Esto, para generar un catálogo de productividad por tipo de producto y establecer cuántos son los turnos reales que se necesitan para cada proyecto y de esta manera tener una planificación que asegure los compromisos de entrega y los metros cuadrados que se producirán a diario por la línea automática.

Además, la filosofía Kaizen ya está en las venas de todo el equipo del área de operaciones. “Tenemos dos formas de hacer las cosas,una es que las proponemos desde el equipo directivo alineando los objetivos de la empresa y los objetivos del área para llegar a los resultados esperados, y la segunda es haciendo partícipes a los operadores y que las ideas vengan de ellos, obviamente conectados con nosotros. Luego, desarrollamos esas ideas. Así, por un lado, recogemos toda la experiencia que tienen los operadores, se empoderan más, y, por otro, se dan cuenta de que es súper entretenido y reconfortante para ellos dar soluciones a los requerimientos que tienen en el piso de fábrica y que esas soluciones son escuchadas”, señala el jefe de planta de E2E.

era estructural se hace a partir de bosques renovables y el 60% de la madera se exporta a los mercados más sofisticados”, enfatizó Juan José Ugarte durante el streaming de la CChC.

E2E - Creando una nueva forma de habitar